Zoraida y Julia: Amanecidas del amor

Por Chemi González
Especial para la Fundación Nacional para la Cultura Popular

 

Zoraida Santiago presentó en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico su homenaje musical a Julia de Burgos.

 

Desde que era una joven estudiante y descubrió la guitarra y la música, y, a lo largo de una trayectoria de más de tres décadas en el mundo de la canción en la que la hemos visto convertirse en nuestra cantautora nacional, la poesía de Julia de Burgos ha sido una constante, un norte creativo, ancla e inspiración vitalicia para Zoraida Santiago. Por lo que era lógico que en este "año Juliano" en que celebramos el centenario de nuestra excelsa poeta carolinense, Zoraida, su potente voz y su claro e inquebrantable compromiso patrio dijeran presente.Con motivo del centenario de Julia, Zoraida lanzó hace unos meses la producción musical "Antología a Julia de Burgos" en la que reúne todos los poemas que ha musicalizado de la poeta a lo largo de tres décadas, incluidos cuatro estrenos: poemas que trabajó exclusivamente para el centenario. Sumando en total 16 canciones que dan fe de décadas de un trabajo comprometido con la poesía y el verbo como armas de comunicación, emociones y lucha.El contenido de dicho trabajo formó el repertorio que nuestra cantautora presentó el pasado jueves, 20 de febrero, a casa llena en el teatro de la Universidad de Puerto Rico bajo el nombre de "Viva Julia de Burgos" regalo que el recinto de Río Piedras presentó a la comunidad universitaria libre de costo.Arrancando con "Poema de la estrella reintegrada", originalmente incluida en su producción "Del sueño al hecho" de 2004, y, apoyada por una banda de músicos de primer orden liderada como es usual por su hermano y principal colaborador musical, el brillante pianista y arreglista Carlos "Tato" Santiago, prosiguió con el estreno de "Poema detenido en un amanecer" para luego declararse como Julia, "Amanecida" del amor y hacer vibrar a los presentes con la primera de varias ovaciones en la noche con una de las obras más conocidos de la poeta y favorito de muchos "A Julia de Burgos" también un estreno que, además, declaró ella, era una asignatura pendiente la de musicalizar ese poema, tan aparentemente no musicalizable.

 

De la fiereza de "A Julia de Burgos" pasó a la delicadeza de "Canción desnuda" para retornar a la Julia valiente y digna de " Ya no es mío mi amor" declaración de principios acerca de la necesidad de que el amor no se limite, más bien lo contrario, que se propague como el derecho y la necesidad humana que es. El sublime piano de Tato se dejó sentir de nuevo en la suave y nostálgica "Casi alba", si acaso la más conocida de los poemas de Julia musicalizados por Zoraida por haberle dado título a la segunda y última producción de aquel mítico grupo formado por Zoraida, Roy Brown, Pablo Nieves y Carl Royce: "Aires Bucaneros" allá para 1980.Mención aparte merece su musicalización e interpretación del complejo "Romance de La Perla" uno de los poemas más difíciles y desconocidos de la obra de Julia De Burgos. Fiera declaración de principios, es un poema que llama a la resistencia, al enfrentamiento directo con una sociedad decadente en valores capitalistas, a la sencilla hermosura y vasta de las tradiciones de un pueblo. Poema rico en imágenes sensoriales que evocan estampas de un barrio que se niega a morir. Escrito para finales de los años 30, da pavor y estremece todavía su pertinencia.Volvemos a la Julia más delicada y evocativa, esa del profundo amor y conexión con la naturaleza que la rodeó en su niñez y juventud en "Almamarina" la Julia sublevada en el amor volvió en forma de "Canción sublevada" -que dio título al segundo disco solista de Zoraida en 1994- para dar paso al poema más universal de nuestra poeta, ese que esperaba todo el mundo: "Río Grande de Loíza" tercer estreno de la noche y otra deuda pendiente de la cantautora para con la poeta. En los próximos números Zoraida se adentró a dos formas musicales entrañables de nuestro acervo musical antillano: el guaguancó y el bolero. El primero en forma de otro de los poemas emblemáticos de Julia: "Yo misma fui mi ruta" declaración de principios e íntima y épica reflexión propia convertida en cadencioso guaguancó. "Canción hacia adentro" encierra en sus versos toda la intimidad de un buen bolero que Zoraida supo develar. Para cerrar con broche de oro presentó otro reciente estreno, uno que en clave de rock nos devuelve a la Julia patriota, nacionalista, comprometida con la independencia de su patria y las causas justas, un poema que dedicó al líder del partido nacionalista -del cual Julia fue activa militante- e incansable luchador patrio: "Canción a Pedro Albizu Campos", concluyendo la velada en clave de tango con "Dadme mi número"

 

La cantautora Zoraida Santiago también llevó su homenaje musical a Julia de Burgos a Carolina. (Foto suministrada)

La actriz carolinense Sully Díaz contrapunteaba las canciones de Zoraida con intervenciones como Julia de Burgos en diferentes etapas de su vida: la maestra rural recién graduada, la nacionalista militante que en 1936 pronuncia el discurso: "La mujer ante el dolor de la Patria" en el Ateneo Puertorriqueño, la exiliada por amor recién llegada a Nueva York en 1940, la Julia enferma que entra y sale de hospitales y deambula por una fría ciudad de hierro en sus últimos días.

Pero la noche fue sin duda de Zoraida, y de un público emocionado que la aclamó en un teatro que ella misma declaró ha sido uno de mucha importancia para su carrera y para su vida profesional artística. No sólo fue en ese teatro que Zoraida tuvo sus primeros contactos directos con los cultivadores de la nueva canción latinoamericana en los años 70 como estudiante, es allí además que se ha presentado exitosamente a lo largo de varias décadas tanto como solista, en colectivos, así como en cualquier actividad que necesite de su calurosa y militante presencia. El recinto de Río Piedras es, además, su recinto más allá de la música: es allí donde hace más de dos décadas es profesora en la Facultad de Estudios Generales, pero en la noche del 20 de febrero, su recinto la aclamó como la cantautora nacional, amanecida en Julia y en su agradecido público.


25/feb/2014

 
 

Zoraida y Julia: unidas entre versos y música

Por Gabriela Ortiz Díaz
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

 

 

En un instante preciso, dos mujeres distintas, pero a veces iguales, se cruzaron. Luego de abrazarse, se miraron de cerca, conversaron y, con música de fondo, desde ese momento, están perpetuando sus diálogos. A partir de 1980, ese abrazo empezó a delinearse como un proyecto musical que, además de enaltecer los versos de la importantísima poeta puertorriqueña Julia de Burgos, ha ampliado la carrera artística de la cantautora Zoraida Santiago. En palabras de Santiago: “Lo que yo estoy cantando no lo escribí yo, sino ella. Julia habla a través de mí. Con el simple hecho de decirla, ya la estoy recreando”.Esta cantautora, nacida en Santurce, Puerto Rico, estuvo sumergida en la música desde pequeña. Luego, durante sus años universitarios, entró en contacto con la música de Roy Brown, El Topo, Taoné, Andrés Jiménez y otros que apenas comenzaban a gestar lo que se ha llamado el movimiento de la Nueva Canción Puertorriqueña. Tras terminar sus estudios de antropología en Puerto Rico, decidió asentarse en Nueva York, ciudad que fue protagonista de la unión de sus esfuerzos para continuar con la música y con los estudios de postgrado. En la Gran Urbe, organizó y participó en varios grupos musicales, lo cual la dotó de experiencia. Tras presenciar el talento de Zoraida, Roy Brown la invitó a formar parte de un proyecto discográfico que estaba produciendo en esos momentos, la década de 1970. Ese designio musical resultó en dos discos: “Aires Bucaneros” de 1978 y “Casi alba” de 1980. El primer poema de Julia de Burgos que grabó Zoraida fue “Casi alba”, sencillo que forma parte del disco titulado de igual manera.El proceso de cantar a Julia y de incluirla en las producciones discográficas fue en escaladas: en 1984 grabó su primer elepé como solista y en él incluyó “Te llevarán”; en la década de 1990 publicó “Canción sublevada”, disco que contiene seis musicalizaciones de la poesía de Julia. Recientemente y con motivos del centenario de la ilustre poetiza, que se celebra durante este año, Zoraida Santiago decidió organizar un repertorio que incluye las primeras musicalizaciones y, además, esas que nunca se había atrevido a presentar: “Río Grande de Loíza”, “Canción a Albizu Campos”, “A Julia de Burgos” “Poema detenido en un amanecer”. Acompañada de su grupo de músicos, Zoraida ha presentado un concierto en homenaje a Julia por muchos rincones de Puerto Rico durante estos primeros meses de 2014.

 

Musicalizar poesía: unión de ritmos

 

El arte de musicalizar un poema consiste en intuición, melodía y creatividad. Al momento de adornar versos con los sonidos de cualquier género musical Zoraida Santiago considera varias cosas: “Los que leen poesía saben que los poemas tienen su musicalidad y su melodía. Si los dices en voz alta te das cuenta de eso. Entonces, lo que hago es buscar la melodía que debe acompañarlos utilizando mi intuición. Se trata de traducir la melodía del poema al lenguaje musical”.Cualquier ritmo puede alearse a los versos y este debe aportar a la tonalidad que ellos expresan: “Los poemas que yo interpreto no siguen un estilo musical. Me he valido del guaguancó, la balada, el bolero y la guaracha para musicalizar los poemas de Julia. El arte está en traducir la lírica al lenguaje de la música”, expresó Santiago.Cada músico tiene su propio lenguaje musical y puede traducir poemas a su estilo. De esa manera, se llega a más gente porque los gustos son diferentes. Por ejemplo, en una ocasión Zoraida hizo un concierto con Luis Díaz, el de Intifada. Él cantaba en hip-hop y ella, junto a su guitarra. El resultado fue lograr que los poemas conversaran y unir fanaticadas. Por eso, son importantes los trabajos colaborativos.La cantautora puertorriqueña asegura que la música es lo que está detrás de la memorización de un poema: “Yo me los aprendo con la música, y la gente también retiene los poemas al escucharlos en forma de canción. En Puerto Rico pasó con Corretjer; sus poemas no fueron tan conocidos hasta que se comenzaron a cantar”.Esta interprete puertorriqueña aseguró que para seleccionar los poemas que va a musicalizar “deja que estos le hablen”. Quizás, el criterio más importante para determinar cuál escoge es que “también yo quiera decir lo que expresan los versos”."Julia, toda en Zoraida"-

 

Es un hecho casi mágico que lo que haya expresado una poeta años atrás repercuta e identifique a otras personas en la actualidad. Zoraida Santiago, aunque ha musicalizado obras de poetas como Manuel Ramos Otero, Iván Silén, Clemente Soto Vélez, siente que existe una cercanía entre Julia y ella, “probablemente, porque es mujer como yo. También, porque el leguaje poético que se desprende de su poesía es parecido a mí”.La obra de la poetiza carolinense transita por la vida de Zoraida, al igual que puede ocurrir con cualquier admirador de sus versos. “Depende del momento que uno esté viviendo, habrá unos poemas más importantes que otros. Son tantas las ideas y las emociones que transmite un poema, y tantas las interpretaciones que se le puede dar que en unos momentos mi poema preferido, por ejemplo, es ‘Yo misma fui mi ruta’, en otros ‘Dadme mi número’, y en otros ‘Poema detenido en un amanecer”, afirmó la interprete.Zoraida Santiago se inspira en la vida misma para escribir poesía. De la misma manera que se aprecia en la obra de Julia “toda experiencia humana, todo lo que sienta que tengo que decir como mujer, como puertorriqueña, como humana, como habitante del planeta, cualquier tema social y de relaciones personales conforma la poesía que compongo”, argumentó la también poeta.La satisfacción de sentir la presencia del público en sus actividades le da ánimo. Para Zoraida lo importante es que la gente pueda reflexionar a través del trabajo que ella realiza.Julia desde la antropología-Además de su gusto por la música, esta cantautora santurcina ha dedicado gran parte de su vida a los estudios antropológicos. A principio de la década de 1990 obtuvo su doctorado en antropología de la New School for Social Research en Nueva York. En esos años, también, ingresó al sistema de la Universidad de Puerto Rico para fungir como profesora de ciencias sociales. Actualmente, imparte clases en el Departamento de Estudios Generales del recinto riopedrense. En este departamento creó un curso titulado “La nueva canción como propuesta estética y movimiento social” con el cual puede manifestar sus conocimientos pedagógicos, musicales y de escritora.La antropología, la música y la literatura tienen un punto en común. Según Zoraida “la antropología es el estudio del ser humano en sociedad y la música es una manifestación cultural de las personas. Los seres humanos, a través de la música, le damos orden al mundo y controlamos el ruido que nos confunde y nos asusta”. Para ella, la música es el lenguaje primordial. Explicó, además, que “hay neurocientíficos que dicen que la música incide en muchas de las funciones cerebrales. Por ejemplo, los niños, para aprender a hablar, identifican las modulaciones de la voz humana.Los estudios antropológicos han provocado que la también activista civil pueda entender y conectarse con la vida de Julia, esa que se desprende de sus versos: “El ser humano necesita de su entorno social y sufre cuando este no lo apoya. Puedo comprenderla a ella como ser humano dentro de un contexto social hostil para las mujeres y por eso, admiro que le haya hecho frente con su poesía”.La Julia cuyos versos acallan… -

 

La realidad es que, en Puerto Rico, no se estudia a cabalidad la poesía de Julia de Burgos. En muchas ocasiones, el estudio de esta poetiza puertorriqueña se limita a su “Río Grande de Loíza”. Zoraida comentó: “yo no sé por qué ni cómo, pero en Puerto Rico lo que se conoce de Julia es el chisme y la maledicencia, como diría su sobrina Consuelo”. Los poemas nacionalistas de Julia están acallados: “Hay un sinnúmero de poemas suyos que son censurados por la crítica silenciosa de la sociedad. Pero están saliendo ahora y eso es parte de la celebración del centenario, que se dé a conocer más su obra”.

Para Zoraida, Julia es “una voz imprescindible, clara, potente, con un manejo del lenguaje poético impresionante; una mujer reconocida por los poetas más grandes de América; que no se rindió porque quiso ser oída; fue consistente con lo que quería decir independientemente de las consecuencias. La consecuencia mayor fue que murió con la frustración y el dolor de sentir que tenía algo importante que decir, pero que no encontró quién le publicara su libro”.

Indudablemente, Julia trascendió y hoy día es muy reconocida. Sería bueno conocer cómo se sentiría ella si pudiera presenciar todos los homenajes que se le han hecho. Zoraida Santiago exhortó a que aprovecháramos el centenario para reflexionar sobre qué es lo que en realidad debería interesar: la intimidad de la vida de Julia o el legado de su obra.

Para visitar el portal de Zoraida Santiago, oprima aquí o zoraidasantiago.com.


3/mayo/2014

Drama, música, baile y proyecciones complementan esta producción "Viva… Julia de Burgos".

 

Por Amary Santiago

Primera Hora

 

Identificarse con una de las etapas de la corta e intensa vida de la poeta puertorriqueña Julia de Burgos (1914-1953) es muy natural.

 

Como coinciden las actrices de la producción Viva… Julia de Burgos, en distintos momentos de la conversación, “cada uno tiene su propia Julia”.

 

Las artistas Johanna Rosaly, Zoraida Santiago, Yinoelle Colón, Carolina Isabel y la niña Zara Beatriz Rivera Reyes, en sintonía con la dirección escénica de Gil René, representarán momentos de la existencia de poeta carolinense, que se complementarán con la interpretación musical de una selección de poemas, los bailarines de la compañía de danza CoDa21, músicos, proyecciones de imágenes y una escenografía que permitirá dar un viaje por el tiempo.

“Es una fantasía basada en la obra y en la vida de Julia de Burgos. A través de los años, he compuesto canciones basadas en sus poemas, que se integran al montaje, que también es una obra dramática. Gil René trazó muy bien el estado espiritual y anímico de Julia, desde niña hasta que muere en Nueva York. Y alrededor de eso, hay unos recursos, como los bailarines y música”, explicó la cantante Zoraida Santiago, quien resaltó la dirección musical de Tato Santiago.

 

Viva… Julia de Burgos, una producción de Aníbal Rubio para Producciones Acrópolis, se presentará hoy, jueves y, mañana, viernes, en funciones estudiantiles. El sábado será la única función para público general, a las 8:30 de la noche, en el Centro de Bellas Artes de Guaynabo. Al montaje se suman Carlos Esteban Fonseca, Aida Encarnación y el trabajo del coreógrafo Raúl de la Paz, entre otros talentos.

 

Enlaces a noticias:

  • c-youtube

© 2023 by DANGEROUS GEE.  Proudly created with Wix.com